Historia

A finales del siglo XIX y principio del XX, retornan a Ribadesella muchos emigrantes que habían hecho fortuna en América. Venían acompañados por sus familias y necesitaban un colegio para la educación de sus hijas.

Intentan por varias vías que se instalen colegios de niños y niñas en Ribadesella y fruto de sus gestiones el día 26 de febrero de 1907 abre sus puertas en una casa de la Plazuela del Progreso- hoy Plaza de María Cristina- un colegio de las Hermanas Dominicas de la Anunciata.

El colegio respondiendo a los retos educativos que cada época le exigía, ha contribuido a lo largo de más de 100 años al progreso cultural y social de su entorno, con la certeza de que el alumnado que ha pasado por sus aulas lleva en sus recuerdos y en su corazón una impronta que les anima a comprometerse con la construcción de una sociedad más libre, más solidaria y más justa.

Integrado desde 2009 en la Fundación Educativa Francisco Coll y manteniendo con ello su Carácter Propio, el colegio afronta nuevos proyectos que le animan a abrir cada día sus puertas y mirar con esperanza al futuro.