Visita a la Biblioteca pública.

Todos esperábamos impacientes la visita a la biblioteca, un lugar para divertirse y descubrir, para jugar con las palabras, los cuentos y las imágenes, en resumen un lugar mágico y lleno de posibilidades. 

Aprendimos que existen unas normas y que tenemos que tener un carnet de socio que nos permite retirar libros y cuentos.

La experiencia nos encantó y deseamos repetir pronto.